El Western State Hospital toma medidas para frenar la propagación del brote de la COVID -19

CAMP MURRAY, WA – Limitar la propagación de la enfermedad en entornos de aglomeración es una de las preocupaciones constantes en la compleja batalla para contener la COVID-19. Recientemente, el Departamento de Salud del estado de Washington visitó el Western State Hospital para brindar ayuda con los casos de COVID-19 entre pacientes y miembros del personal, y expresó que el hospital ha tomado medidas efectivas para prevenir lo que podría haber sido un brote mucho más amplio.

El equipo especialista en infecciones hospitalarias del Departamento de Salud visitó el hospital a principios de abril, a fin de evaluar la situación de la COVID-19. El objetivo de la visita era evaluar las medidas que ya se habían tomado y ofrecer recomendaciones sobre la prevención de infecciones en el futuro.

Según el Departamento de Salud, la implementación temprana de las siguientes medidas en el Western State Hospital ayudó a contener lo que podría haber sido un brote rápido y de gran alcance:

  • Se le brindó información al personal sobre la COVID-19 y su prevención, el uso adecuado de equipos de protección personal, la limpieza y desinfección, y la higiene de manos.
  • Se limitaron las visitas a partir del 16 de marzo de 2020.
  • A partir del 16 de marzo de 2020, se limitó el tiempo de recreación al aire libre a solo una sala por vez, a fin de minimizar el contacto entre pacientes de diferentes salas.
  • A partir del 20 de marzo de 2020, se les comenzó a realizar evaluaciones de detección de síntomas de la COVID-19 a todas las personas que ingresan al campus.
  • Se les comenzó a realizar evaluaciones de detección de síntomas a todos los pacientes una vez por turno.
  • Se promovió el distanciamiento social lo máximo posible.

El Departamento de Salud le envió una carta al especialista en prevención de infecciones del Western State Hospital con las siguientes recomendaciones (solo en inglés):

  • Todos los miembros del personal que ingresen a salas con pacientes infectados deben usar mascarillas.
  • El personal se debe asignar a una única sala, a fin de minimizar la probabilidad de transmisión entre grupos de diferentes salas.
  • Si se detecta un caso nuevo en algún paciente de alguna sala, se debe tratar como un nuevo “brote” y atribuirse a un contagio del personal a los pacientes.
  • Se debe aislar a los pacientes con síntomas nuevos que se sometan a la prueba de la COVID-19 hasta conocer los resultados.
  • Se les debe permitir a los miembros del personal usar mascarillas improvisadas o compradas en tiendas que no sean para uso médico, a fin de prevenir la transmisión de la enfermedad a los pacientes debido a un desabastecimiento de mascarillas médicas.

“El brote de COVID-19 en el Western State Hospital es grave”, dijo el epidemiólogo estatal Scott Lindquist, “pero gracias al trabajo diligente del personal en el lugar y a la adopción temprana de prácticas de control de infecciones, hay posibilidades de que las consecuencias sean menos perjudiciales para los pacientes, el personal y la comunidad”.

“Proteger la salud y la seguridad de los pacientes y residentes de nuestros centros, los cuales están abiertos las 24 horas del día, es primordial. También estamos sumamente enfocados en el bienestar de los héroes anónimos: el personal de estos centros que atiende a nuestros clientes”, indicó Sean Murphy, subsecretario de la Administración de Salud Conductual del Departamento de Servicios Sociales y de Salud. “Es un momento difícil, y la situación con este virus parece cambiar minuto a minuto. Agradecemos al Departamento de Salud por ayudarnos a comprender lo que podemos mejorar para contribuir a nuestra lucha contra la propagación de la COVID-19 en el Western State Hospital, así como por brindarnos comentarios sobre lo que estamos haciendo bien”.

A medida que el brote continúa creciendo, los equipos del Departamento de Salud se mantendrán en contacto habitual con el personal de prevención de infecciones.

¿Necesita información o respuestas a sus preguntas e inquietudes sobre la enfermedad por el nuevo coronavirus (COVID-19)? Puede llamar al 1-800-525-0127 o enviar un mensaje de texto al 211-211 para obtener ayuda. También puede enviar un mensaje de texto con la palabra “Coronavirus” al 211-211 para recibir información y las últimas novedades en su teléfono, dondequiera que esté.