Se enviará el primer lote de suministros como parte del plan estatal para realizar pruebas generalizadas dentro de las instalaciones de cuidado a largo plazo

OLYMPIA – Hoy comienzan a enviarse los suministros que forman parte de los esfuerzos del estado de Washington para realizarles pruebas a miles de miembros del personal y residentes de instalaciones de cuidado a largo plazo de todo el estado en un período de dos semanas. Los suministros incluyen kits de pruebas, equipos de protección personal y materiales para los envíos de devolución, que se enviarán en lotes cada tres días para garantizar que los laboratorios tengan la capacidad para procesar todas las muestras.

El 29 de mayo, el Departamento de Salud del Estado de Washington (DOH) emitió una orden (solo disponible en inglés) en la cual se exige que se realicen pruebas generalizadas dentro de las instalaciones de cuidado a largo plazo. Se les realizarán pruebas a los residentes y al personal de las residencias para la tercera edad dentro de un período de aproximadamente dos semanas, y el objetivo es que se completen antes del 12 de junio. Se les realizarán pruebas a los residentes y al personal de los centros de vida asistida con una unidad de cuidado para pacientes con problemas de la memoria dentro de un período de cuatro semanas, y el objetivo es que se completen antes del 26 de junio.

“Próximamente tendremos información sobre las pruebas en otras instalaciones de cuidado a largo plazo”, afirmó el secretario de Salud, John Wiesman. “Estos ambientes en los que viven muchas personas son nuestra prioridad, y estamos trabajando con las jurisdicciones y las instalaciones de salud, así como los socios del sistema de salud locales, para entender los desafíos relacionados con la expansión de las pruebas, al tiempo que desplegamos los recursos para apoyar las operaciones escalonadas en estas instalaciones”.

Los pacientes de residencias para adultos mayores y de otras instalaciones de cuidado a largo plazo corren un gran riesgo de infección, de enfermarse gravemente y de morir a causa de la COVID-19, por lo que las pruebas, junto con otras medidas de prevención y control de infecciones, son herramientas fundamentales para identificar los casos y detener la transmisión. Una vez que se reciban los resultados de las pruebas, los casos positivos deberán informarse a través del protocolo normal y remitirse a las jurisdicciones de salud locales para que estas investiguen el caso, rastreen los contactos y proporcionen apoyo para el aislamiento o la cuarentena. Si un residente da positivo, el DOH recomienda que las instalaciones sigan las pautas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (solo disponible en inglés) sobre cómo agrupar a los residentes y al personal. El personal que no tenga síntomas pero que haya dado positivo no debe regresar a trabajar durante 10 días (a partir de la fecha de la prueba).

En las pautas federales (solo disponible en inglés) se recomienda que se realicen pruebas generales de referencia para todos los residentes y el personal antes de que las instalaciones avancen entre las fases de reapertura.

El sitio web del departamento es su fuente para una dosis saludable de información. Encuéntrenos en Facebook y síganos en Twitter también.